Estibas

Las estibas son los soportes más utilizados para la manipulación de los productos y su ubicación en las estanterías. Las más utilizadas son las estibas de madera, aunque últimamente están cobrando fuerza las estibas de plástico que, además, pueden fabricarse con materiales reciclados. Por último, en ciertos sectores también se utilizan estibas metálicas ya que son más resistentes, aunque, en contrapartida, también son más pesadas y su precio es más elevado.

En el momento de elegir el tipo de estiba más conveniente para el almacén, además del material con el que está fabricado, también es fundamental tener en cuenta las medidas de las estibas. Según el tipo de producto, el sistema de almacenaje y la normativa existente en cada país, será más recomendable uno u otro tipo de estiba. Por ejemplo, en los países europeos el formato más utilizado es la llamada estiba europea o europalet, con unas medidas estandarizadas de 1.200 mm de longitud x 800 mm de fondo, que ofrece la gran ventaja de poder utilizarse en combinación con cualquier sistema de almacenaje.

Las medidas normalizadas de la estiba europea también permiten optimizar la carga de las estibas, ya que, en los casos en los que el producto se presenta en cajas, facilita su apilado sobre los barrotes de las estibas, siempre que las medidas de las cajas sean submúltiplo de 1.200 x 800 mm.  

Una estiba estándar

  • Estibas de madera

    Las estibas de madera son las más utilizadas. Hay numerosos modelos en el mercado, con medidas y acabados diferentes.

  • Estibas metálicas

    El uso más frecuente de las estibas metálicas es en la industria de la automoción y en la metalúrgica.

  • Estibas de plástico

    En comparación con las de madera, las estibas de plástico presentan ciertas ventajas (peso inferior, mayor facilidad de limpieza, etc.), pero también desventajas.