Un centro de distribución es una instalación logística orientada a los procesos de recepción y expedición de mercancía

Centro de distribución: reducir tiempos de entrega y suprimir errores

19 mayo 2021

La complejidad de la última milla logística y la logística inversa han convertido los centros de distribución (también conocidos en ocasiones por el acrónimo CEDI y en inglés como fulfillment centers) en una pieza clave de la cadena de suministro.

La necesidad de reducir tiempos de entrega ha desencadenado la proliferación de estas instalaciones en los alrededores de las grandes urbes o en zonas con buenas conexiones. En este artículo desgranamos qué son los centros de distribución, sus funciones, cuál es su peso en la logística 4.0 y qué los diferencia de un almacén tradicional.

¿Qué es un centro de distribución?

Un centro de distribución es una instalación logística orientada a los procesos de recepción y expedición de mercancía. En otras palabras, el centro de distribución cumple la función de suministrar ágil y eficazmente los productos a los clientes finales, a otros almacenes o, incluso, abastecer a los centros de producción.

De hecho, los centros de distribución nacen como sustitución del almacén tradicional de cara a reducir costos y tiempos en la entrega de productos en la última milla logística o en la logística inversa gestión de las devoluciones─. Por ese motivo, las compañías suelen ubicar sus centros de distribución cercanos a los grandes núcleos de población, en polos industriales o en zonas de actividades logísticas (ZAL).

Entre la zona de recepción y la de expedición se ha habilitado una playa de almacén donde almacenar temporalmente la mercancía
Entre la zona de recepción y la de expedición se ha habilitado una playa de almacén donde almacenar temporalmente la mercancía

Constituidos por uno o más edificios ─dependiendo de la carga de trabajo asignada─, estos centros logísticos están distribuidos por áreas según las operativas que se realicen. Así, por un lado, se sitúa la zona de recepción, donde los operarios clasifican los productos y materias recibidas de otros almacenes o de proveedores. Y, por otro, la zona de expedición, otra área clave de un centro de distribución: en ella se organiza la mercancía según las rutas de los transportistas para, posteriormente, cargar los camiones.

Habitualmente, entre ambas zonas se habilita una playa de almacén donde se deposita temporalmente la mercancía hasta que se traslade a la siguiente operativa. Sin embargo, la disminución de los tiempos de entrega y la necesidad de contar con un control integral sobre la mercancía han forzado a las compañías a sustituir progresivamente estos espacios por sistemas de transporte de mercancía como transportadores automáticos para cajas que garanticen la agilidad y la seguridad e integridad de los pedidos.

También es frecuente que los centros de distribución con mayor volumen de trabajo implementen sórters para clasificar la mercancía, además de muelles de carga automáticos que aceleren la expedición de la carga en la zona de muelles.

Las empresas de alimentación, químicas y farmacéuticas han sido pioneras en el diseño de innovadores centros de distribución. Buen ejemplo de ello son los dark stores, almacenes con apariencia de supermercado y próximos a las ciudades donde los operarios preparan pedidos online de alimentación.

Un sórter automatiza la clasificación de mercancía según múltiples criterios como por ejemplo la ruta del transportista
Un sórter automatiza la clasificación de mercancía según múltiples criterios como por ejemplo la ruta del transportista

Funcionamiento de un centro de distribución

La misión de los centros de distribución es recibir mercancía procedente de diversos orígenes, organizarla y expedirla a su destino en el menor tiempo posible. Así pues, estas instalaciones mantienen unos niveles de inventario mínimos y acostumbran a almacenar los productos durante cortos periodos de tiempo, especialmente cuando son de alta rotación.

Estas son las principales operativas (y los sistemas de almacenaje más utilizados) en un centro de distribución:

  • Recepción: los fulfillment centers reciben mercancía de proveedores, de otros almacenes de la compañía, de pedidos erróneos, etc. Tras descargar los camiones en los muelles de carga, con la ayuda de equipos de manutención como montacargas y transpaletas, los operarios llevan la mercancía hasta los canales de dinámicos ─que actúan como búfer temporal─ hasta que esta es transportada hasta la zona de almacenamiento.
  • Almacenamiento: en centros de distribución sin automatización, la mercancía se sitúa en estanterías convencionales o compactas, según la estrategia de gestión de stock aplicada (LIFO, FIFO, etc). En instalaciones automatizadas, un transportador de palets o cajas se encarga de mover los pedidos desde la recepción hasta la zona de almacenamiento, donde un PIE (Puesto de Inspección de Entrada) verifica la mercancía, que luego será trasladada hasta la ubicación que señale el programa de gestión de bodegas.
  • Picking: esta operativa es clave en un centro de distribución. Por esta razón, estas instalaciones incorporan sistemas de almacenaje como estanterías para picking dinámico y mezzanines, para agilizar el flujo de operarios dentro del almacén. Además, en los centros de distribución 4.0. una estación de picking de alto rendimiento complementa los sistemas de almacenaje automatizados, permitiendo que cada operario alcance un máximo de 1.000 picks por hora.
  • Expedición: equipos de manutención manuales o transportadores conducen la mercancía desde la zona de almacenamiento hasta la de expedición. Cada vez es más usual en los centros de distribución ─debido al alto flujo de mercancías─ instalar un sórter para clasificar automáticamente los pedidos y que estos vayan directamente hasta la jaula del transportista.

Sin embargo, los múltiples tipos de unidades de carga que hay actualmente en los centros de distribución, que combinan referencias almacenadas en palets con otras en cajas, fuerzan a las compañías a apostar por sistemas de transporte automáticos, que agilizan el tránsito de la mercancía por el almacén. En ese escenario, un sistema de gestión de almacenes es fundamental para asegurar el correcto funcionamiento del fulfillment center: Un SGA automatiza la asignación de ubicaciones, coordina las tareas de los operarios y garantiza la trazabilidad del producto a lo largo de todas las etapas por las que atraviesa en una instalación.

Diferencias entre un centro de distribución y un almacén

Si bien es habitual emplear los conceptos “centro de distribución” y “almacén” como sinónimos, esto es un error. A diferencia de un almacén convencional, cuya función primordial es la de almacenar y preparar pedidos, un centro de distribución se especializa en los procesos de recepción y expedición de mercancía para recortar tiempos de entrega al cliente final. Esa es la causa por la cual, los centros de distribución se suelen relacionar con el cross-docking.

En una cadena de suministro típica, desde los almacenes se provee de mercancía a los centros de distribución. Estos clasifican los productos de acuerdo a múltiples criterios ─rutas de transportista, estrategias de rotación, etc.─ y los expiden en los tiempos y forma acordados.

Lo normal es tener almacenes tradicionales y que los operadores logísticos ─en particular, los 3PL─ dispongan de centros de distribución, donde reciben los productos de sus clientes y los clasifican según ruta de entrega, proveedor, referencia, etc.

Por si fuera poco, los centros de distribución se han convertido no solo en los encargados de gestionar la complejidad de la última milla logística, sino también de la logística inversa. Situados próximos a las grandes urbes, son los primeros en recibir y gestionar los pedidos erróneos que han sido devueltos por los clientes.

Ejemplos de centros de distribución

Hoy en día, el centro de distribución es una pieza esencial en la cadena de suministro, pues recibe la mercancía tanto de proveedores como de otros almacenes, con el fin de garantizar una logística eficiente al cliente final. Si el centro de distribución falla, toda la cadena logística puede verse alterada. Veamos algunos ejemplos de empresas que han sabido optimizar la logística de sus centros para asegurar un flujo continuo de mercancía en toda su red.

Ese es el caso de Havi Logistics. El operador logístico alemán, con 48 centros de distribución repartidos por Europa, confió en Mecalux la remodelación de su centro de distribución en Lodi (Italia). El objetivo, desde el primer momento, fue ampliar la superficie útil de almacenamiento, de 4.870 m2 hasta los 10.000 actuales. ¿Cómo? Gracias a las estanterías móviles Movirack de Mecalux, ideales para conservar el frío en la instalación y aumentar la capacidad de almacenaje. Globalmente, la capacidad del almacén pasó de los 4.500 a 12.500 palets.

Y es que la modernización de los centros de distribución está encabezada por los 3PL, quienes necesitan modernizar la recepción, almacenaje y expedición de mercancías para disminuir los tiempos de entrega. “Para poder entender lo eficiente que es la instalación es importante conocer algunas cifras. Primero, el costo de almacenaje ha disminuido en un 64%. Segundo, la capacidad de almacenaje se ha incrementado en un 55%. Tercero, el retorno de la inversión es de 1,2 años. Y por último, pero no menos importante, todo ello manteniendo un alto nivel de productividad”, asegura el director de Havi Logistics Italia tras la restructuración de su centro de distribución, llevada a cabo por Mecalux.

Los centros de distribución se caracterizan por su rapidez a la hora de recibir y expedir mercancía. Esto acrecienta el riesgo de errores, por lo que implantar un sistema de gestión de almacenes (SGA) es imprescindible si queremos reducir tiempos sin que ello provoque desbarajustes en el funcionamiento del almacén. Esa fue la decisión que tomó la empresa Zaloker & Zaloker, una distribuidora de material sanitario de Liubliana (Eslovenia) que escogió Easy WMS, el SGA de Mecalux, para su centro de distribución, logrando incrementar un 10% la productividad sin elevar la tasa de pedidos erróneos.

En definitiva, lo que demuestran estos ejemplos es que una buena elección de los sistemas de almacenaje y la instalación de un software para coordinar las operativas es crucial para asegurar la eficiencia de los centros de distribución.

La reducción en los tiempo de entrega fuerza a las empresas a apostar por la última tecnología en muelles de carga automáticos
La reducción en los tiempo de entrega fuerza a las empresas a apostar por la última tecnología en muelles de carga automáticos

¿Centros de distribución preparados para la Logística 4.0?

Los retos que presenta la logística 4.0 son una oportunidad para aquellos que sepan gestionarlos con eficiencia. Sin embargo, los que no se adapten al cambio pueden incurrir en errores, que llevarán a sobrecostos y, en última instancia, pondrán en riesgo la continuidad de las compañías. Un centro de distribución es la piedra angular que asegura el éxito de la gestión logística. Lograr entregas más rápidas, precisas y competitivas, así como solucionar la problemática que conlleva la logística inversa: estos son los principales caballos de batalla de este sector.

En Mecalux somos expertos en soluciones globales de intralogística para rentabilizar los procesos en un centro de distribución. Desde sistemas de almacenaje equipados con la última tecnología, hasta un software que ejerce de verdadero cerebro del almacén, Mecalux propone soluciones personalizadas para cada cliente. Contacta con Mecalux y un consultor experto te asesorará sobre cómo mejorar la eficiencia de tu centro de distribución.